Mi?rcoles, 03 de diciembre de 2008

Cynthia Novillo Almada, el mirar, la esencia y los devas, flores, el ojo que observa y la flor que se entretiene con el segundo del instante, la expresión del color, la impronta del gesto, el sesgo, la fuerza del momento inmemorial de lo emblemático, la determinación de la milésima de segundo que se transforma en inmortal.

 

BubbleShare: Share photos - Play some Online Games.

Somos partes de un todo que se sumerge en la dinámica de lo gestual, que es la espiral, energía pura, instante a instante.

 

Sus flores son como grandes deseos, gentes, personas, devas, dioses que miran y son mirados.



 

Cynthia Novillo Almada, nacida en Argentina, Ciudad de Buenos Aires, estudia pintura, fotografía, arquitectura de interiores, siendo una creadora que ama lo efímero, de ahí que presente la belleza como formando parte del instante, momento, del silencio del segundo, de la fuerza de la determinación aplastante. Porque no hay nada más bello que una flor, perfume, color, sensualidad y tacto, frutos del momento, grácil, táctil, sutil, frágil, tanto que unas gotas de agua de lluvia la pueden marchitar si entran en contacto con fuerza y la arrugan como un acordeón.

 

Somos partes de un todo, de un conjunto de conjuntos, de una determinación y fortaleza, de lo sutil entendido como estructurado y determinante.

 

Lo sutil es frágil, pero también fuerte, porque es la poética del instante, la fortaleza de quien se supera a sí mismo, de aquel que busca conexiones claras con la determinación gesticulante, con la reverberación de la energía.

 


Sus flores son estilizadas, otras delgadas, las más ampulosas y bellas, donde lo bello entra en contacto con lo filosófico, buscando la armonía de la filosofía de la belleza clásica y lo interior espiritual.

 

Sus flores son partes vivas de un todo dévico, de una naturaleza desbordante pero controlada, intimista, exagerada y sensual, donde muestra la exigencia de lo sutil, en el sentido de apostar por la persistencia de un todo que todo lo puede y que todo abarca.

 

Alegórica, simbólica, indaga en los detalles, en las anécdotas, en lo fenomenológico, en la sustanciación de lo sutil contenido en lo elegante.

 

Lo efímero significa que dura un instante, pero este instante es eterno. De hecho su pintura capta el momento, transformándolo en parte de una eternidad que está con nosotros, que viaja con nosotros y forma parte de nuestros sueños.

 

Joan Lluís Montané

De la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)


Hipólito Restó & Arte

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Argentina

www.hipolitorestoarte.com.ar


Tags: Arte, Muestras, Pintores, Argentinos, Urbano, Cultura, Exposiciones

Publicado por HipolitoRestoArte @ 21:20  | Exposiciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios